Doctrina Gnóstica

Doctrina gnosticaEn todos los países del orbe palpita la sabiduría oculta (Gnosis o Gnosticismo) bajo las pirámides de Egipto floreció la sabiduría de los hierofantes, en las pirámides de Teotihuacán aún se escucha el verbo que resuena de los antiguos maestros de Anáhuac. Distintos hierofantes del saber resplandecieron…, como Hermes Trismegistos, el tres veces grande dios Ibis de Thot, grabando la sapiencia en la “Tabla Esmeraldina”

Los grandes sabios de la antigua Grecia, enseñando a las multitudes de los misterios de Eleusis, los hierofantes de Asiria y Persia, los sacerdotes incas, que brillaban como soles resplandecientes en el alto Cuzco, los grandes sacerdotes de Anáhuac, el arte magistral de los toltecas de la lejana Tule, etc. etc. etc. Sí, resplandece la sabiduría de todas las edades, la sabiduría oculta. Los principios básicos de la gran sabiduría universal, o gnosis, son siempre idénticos. Tanto el Buda como Hermes Trismegisto,  Quetzlcoatl  como Jesús de Nazaret, entregaron un mensaje. Y cada uno de esos mensajes contiene, en sí mismo, idénticos principios de tipo completamente impersonal y universal.

Conocer y comprender el profundo significado de la vida saber quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos es el eterno tema del pensamiento humano.Todos los sistemas filosóficos, todas las doctrinas religiosas, tratan de encontrar y dar respuesta a este problema, pero el error de todas esas explicaciones consiste en que se trata de descubrir el significado de la vida fuera del mundo interno de cada uno de nosotros.

Queremos aclarar, que estos conocimientos (de la doctrina Gnóstica que publicamos) pertenecen a la CIENCIA CRÍSTICA, la sabiduría del Cristo y no debe confundirse con espiritismo, ni con brujerías o pactos con nadie, ni con prácticas tenebrosas de Latiján Subub, ni con mediunismo de ninguna especie. Esas prácticas mediumnímicas del espiritismo y de Latiján Subub, lo mismo que otras prácticas de magia negra, perjudican el desenvolvimiento espiritual del hombre.

Lo hemos investigado ampliamente y no recomendamos a ningún Cristiano, ni a ninguna persona que se estime a sí misma, ninguna de estas ciencias de baja evolución, que son tenebrosas y perjudiciales ciento por ciento. Samael Aun Weor

El gnosticismo (del griego antiguo: γνωστικός gnōstikós, "tener conocimiento") es un conjunto de antiguas ideas y sistemas religiosos que se originó en el siglo I entre sectas judías y cristianas antiguas.​ Estos varios grupos enfatizaban el conocimiento espiritual (gnosis) por encima de las enseñanzas y tradiciones ortodoxas y la autoridad de la iglesia. Viendo la existencia material como defectuosa y malévola, la cosmogonía gnóstica generalmente presenta una distinción entre un Dios supremo y oculto, y una deidad menor y malévola (en ocasiones asociada con Yahveh en el Antiguo Testamento)​ quien es responsable de crear el universo material.​ Los gnósticos consideran que el principal elemento de salvación es el conocimiento directo de la divinidad suprema en la forma de intuiciones místicas o esotéricas.​

Según esta doctrina los iniciados no se salvan por la fe en el perdón gracias al sacrificio de Cristo, sino que se salvan mediante la gnosis, o conocimiento introspectivo de lo divino, que es un conocimiento superior a la fe. Ni la sola fe ni la muerte de Cristo bastan para salvarse. El ser humano es autónomo para salvarse a sí mismo. El gnosticismo es una mística secreta de la salvación. Se mezclan sincréticamente creencias orientalistas e ideas de la filosofía griega, principalmente platónica. Es una creencia dualista: el bien frente al mal, el espíritu frente a la materia, el ser supremo frente al Demiurgo, el espíritu frente al cuerpo y el alma. El término proviene del griego Γνωστηκισμóς (gnostikismós); de Γνῶσις (gnosis): ‘conocimiento’.

Los escritos gnósticos florecieron entre los Esenios que eran grupos cristianos en el mundo mediterráneo hasta mediados del siglo II, cuando los primeros padres de la iglesia los denunciaron como herejía.​ Los esfuerzos por destruir estos textos fueron exitosos en general, lo que resultó en que muy poco de los escritos de los teólogos gnósticos sobreviviera.​ Sin embargo, maestros gnósticos antiguos como Valentín veían sus creencias como compatibles con el cristianismo.

Cristo es visto como un Ser divino que ha tomado forma humana para liderar la humanidad de vuelta a la Luz.​ Sin embargo, el gnosticismo no se refiere a un único sistema estandarizado, y el énfasis en la experiencia directa da espacio a una amplia variedad de enseñanzas, incluyendo corrientes distintas como el Valentinianismo o el Setianismo. En el Imperio Persa, las ideas gnósticas se difundieron incluso hasta China a través del movimiento relacionado del Maniqueísmo, en tanto que el Mandeísmo sigue aún vigente en Irak.

Por siglos, la mayoría del conocimiento académico sobre el gnosticismo estuvo limitado a los escritos anti-heréticos de figuras cristianas ortodoxas como Ireneo de Lyon e Hipólito de Roma. Un renovado interés en el gnosticismo ocurrió después del descubrimiento en 1945 de la Biblioteca de Nag Hammadi en Egipto, una colección de raros y antiguos textos cristianos y gnósticos, entre los que se incluyen el Evangelio de Tomás y el Apócrifo de Juan. Una cuestión importante en la investigación académica es la descripción del gnosticismo bien como un fenómeno interreligioso o como una religión independiente. Los académicos han reconocido la influencia de fuentes tales como el judaísmo helenístico, el zoroastrismo y el platonismo, y algunos han notado posibles vínculos con el budismo y el hinduismo.